Esta expresión «miedo al abismo», surgió del trabajo en nuestros grupos terapéuticos y desde MPS queremos compartir algunas ideas en torno a ella.

Nos resulta muy importante poder re-trabajar cuestiones que surgen en las reflexiones grupales porque es desde este material que podemos pensar y elaborar estrategias terapéuticas. Es decir, la palabra propia, la palabra de nuestros pacientes y las elaboraciones grupales que se hacen luego, son nuestra «materia prima», nuestro punto de partida para todo tratamiento.

¿Qué implica este miedo al abismo? ¿De qué se trata? 

Esto surgió en relación con romper la dieta, algo que suele causar mucha angustia y nos empezamos a preguntar por qué. La idea que se fue delineando dentro del grupo era que, si abro la puerta al exceso, no sé dónde eso termina, no hay un fondo, un fin, y eso es abismal. 

Es abismal porque «no sé dónde voy a parar».

Es comprensible que esto genere temor porque cuando nos vemos sumergidos en una situación donde no encontramos márgenes, tampoco entendemos bien dónde ubicarnos nosotros. Nada y todo son dos caras de una misma moneda, y cuando experimentamos el abismo esto es muy claro: no hay borde, nada que limite, entonces hay todo, hay una disponibilidad absoluta e ilimitada. 

Frente a esto tenemos que pensar, en primer lugar, aquello que atañe a la subjetividad de cada uno y tiene que ver con encontrar nuestros propios recursos para acotar algo de la impulsividad que se hace manifiesta cuando hablamos del «miedo al abismo». Porque lo que causa temor puede que no sea tanto el abismo en sí, como lo que hacemos con eso que se presenta: abandonamos tratamiento, rompemos la dieta, dejamos de cuidarnos, nos damos atracones para luego sentir lo inevitable: culpa y angustia. 

En segundo lugar, poder historizar estas cuestiones es importante: por qué, cómo es que terminamos en determinamos lugares donde limitarnos, introducir un intervalo, se vuelve imposible. 

Este camino reflexivo e introspectivo se convierte en un primer paso para 

Nuestro Proyecto Saludable.

Sharing is caring!