Nuestra vestimenta, protege y contornea nuestro cuerpo, brindándonos una imagen que nos ayuda a nuestra autoidentificación. Cuando experimentamos un descenso de peso, el desfasaje entre nuestra ropa y nuestro cuerpo se vuelve evidente. Al continuar visténdonos como antes, invisibilizamos nuestros logros y expresamos un último aferramiento al sobrepeso. Comenzar a desprenderse del antiguo ropaje se vuelve necesario.

¿Qué hacer con esa ropa que nos sobra? Cualquier cosa que usted desee, menos vestirla!

Equipo Profesional de

Mi Proyecto Saludable
Salta 1324 – Cel 341.156.258872

Sharing is caring!